La Torre de Babel está en Nueva York

Venezuela y todo el petróleo que se quedará bajo tierra